Cómo la psicoterapia bioenergética libera los sentimientos que lleva tu cuerpo

28 de julio de 2021

Suscríbete al Blog

Este enfoque de la terapia basado en la ciencia explora la conexión mente-cuerpo.

La psicoterapia moderna generalmente ocurre con el terapeuta y el cliente sentados en sillas o en un sofá. El cliente habla sobre sus problemas, el terapeuta escucha, hace preguntas y ofrece ideas.

Si bien la terapia bioenergética comienza de esta manera, no termina ahí. Los terapeutas bioenergéticos incorporan el movimiento como parte de la terapia. El movimiento incluye ejercicios para estar más conectado con el suelo, abrir patrones de respiración restringidos, practicar la afirmación de los límites personales y expresar emociones a veces desagradables o reprimidas, de manera segura y apropiada.

Enraizada en la conciencia de la conexión fundamental entre la mente y el cuerpo, la terapia bioenergética moderna ofrece un enfoque integrado de la salud mental. Si bien esta terapia se desarrolló en la década de 1950, los avances científicos contemporáneos respaldan el valor de trabajar con el cuerpo en psicoterapia. Los neurocientíficos y otros investigadores enfatizan el importante papel del cuerpo en condiciones comunes como la depresión, la ansiedad y el estrés traumático.

La neurocientífica Lisa Feldman Barrett, en su libro “How Emotions Are Made: The Secret Life of the Brain”, por ejemplo, vincula el cuerpo y las emociones diciendo: “tu cuerpo y tu mente están profundamente interconectados … lo más importante que puedes hacer para dominar tus emociones, de hecho, es mantener el presupuesto corporal en buena forma “. (Barrett, 2017). La bioenergética aborda esto mediante la participación activa tanto del cuerpo como de la mente en la terapia para lograr la máxima eficacia.

Como terapeuta bioenergético, comienzo la mayoría de las sesiones consultando a mi cliente (o clientes cuando trabajo con una pareja) sobre su experiencia actual. Como en cualquier otro enfoque de psicoterapia, escuchar con atención proporciona un punto de partida. Desarrollar una relación terapéutica de confianza, donde el cliente se sienta seguro, valorado y respetado, construye una base necesaria para nuestro trabajo.

Mientras el cliente habla, además de escuchar, observo el lenguaje corporal de mi cliente. Presto atención a sus movimientos espontáneos, al sonido de su voz, a la calidad de su respiración y a su postura general. Busco pistas de lo que expresa su cuerpo, que pueden estar fuera de su conocimiento.

En una pausa en la conversación, a menudo le pregunto a mi cliente: ¿Qué es lo que sientes en tu cuerpo mientras hablas? Sus respuestas varían ampliamente. Algunos clientes me miran confundidos y dicen que no sienten nada o que no saben lo que sienten. En esta situación, debemos profundizar más y puedo ofrecer sugerencias sobre qué explorar. Les animo a escanear su cuerpo en busca de áreas que llamen su atención. Sugiero que observen si se sienten tensos o con dolor. Les digo que noten sus patrones de respiración, su nivel de hambre o sed, calor o frío, cansancio o energía.

Muchas veces, los clientes ofrecen una respuesta clara a mi pregunta sobre lo que notan en su cuerpo. Su mano va a su corazón, por ejemplo. O identifican un área específica de tensión, como los hombros, el cuello o el plexo solar. Pueden decir “Me siento agotado”. o “tengo hambre”. Con un enfoque en conectar su cuerpo, su mente y sus emociones, esta es una información importante. Sus respuestas a menudo proporcionan un lugar útil para comenzar una exploración más profunda.

La terapia bioenergética es un método intuitivo, enfocado en lo que el cliente necesita momento a momento, más que en un conjunto específico de instrucciones. Esto permite la creatividad y la flexibilidad para encontrar al cliente donde se encuentra y guiarlo hacia los objetivos deseados. Los terapeutas bioenergéticos están capacitados en técnicas, tanto físicas como mentales, para abordar una variedad de problemas. Evaluamos las necesidades de nuestro cliente y ofrecemos sugerencias para utilizar las técnicas en su beneficio.

Basado en la historia del cliente, junto con la información obtenida de su conciencia corporal, surge una dirección para la sesión. En una sesión reciente, por ejemplo, mi clienta identificó sentirse tensa en un punto particular de la parte superior de la espalda. La animé a que tomara conciencia de ello y la invité a que pusiera una mano en el área. Le sugerí que comenzara exagerando la tensión. Le expliqué que esto es contradictorio ya que la tensión era incómoda, pero la invité a verlo como una exploración de un mensaje de su cuerpo.

Al exagerar la tensión, describió sentirse disgustada. La animé a que se pusiera de pie para que pudiera moverse más libremente con esta emoción. Trabajamos con un ejercicio de puesta a tierra de simplemente doblar y estirar las piernas mientras presionaba los pies contra el suelo. De manera espontánea, comenzó a sacudir los brazos y la cabeza. La animé a permitir este movimiento y continuar con el temblor.

Luego habló sobre recuerdos de momentos de su infancia en los que su padre violó sus límites (como entrar cuando ella estaba en la ducha cuando era una adolescente).

Al escucharla describir estos recuerdos, sintió que la ira aumentaba en su cuerpo, que identificó como una respuesta natural a este tipo de violación. Las respuestas comprensivas son comunes. Algunos de ustedes pueden ponerse la mano en su propio corazón cuando escuchan las malas noticias de otra persona, o pueden sentirse enojados cuando escuchan que alguien está siendo lastimado o violado.

Conozco bien a esta clienta porque hemos trabajado juntos semanalmente durante algunos años. Ha atravesado dificultades importantes durante el tiempo que ha estado asistiendo a la terapia y tiene un sentido sólido de sí misma. Ella ha expresado su enojo muchas veces anteriormente en sus sesiones de terapia. A partir de esto, evalué que se beneficiaría de trabajar activamente con su ira. Sentí claro que ella podía integrar estos sentimientos mientras se mantenía arraigada en sí misma.

Con un cliente que no conocía tan bien o que no tenía este nivel de fuerza del ego, me habría movido más lentamente. Probablemente habría sugerido más ejercicios de conexión a tierra y habría explorado sus sentimientos, ofreciendo empatía y compasión por los recuerdos dolorosos. Introduciría movimiento y fomentaría la expresión de forma más gradual.

Con esta clienta, la invité a conseguir una toalla (estábamos trabajando a través de telesalud) y empezar a retorcerla. La animé a que le expresara a su padre lo que no podía decir cuando era niña, tanto con palabras como con sonidos. Le sugerí que doblara y estirara las piernas un par de veces para mantenerse sólidamente conectado a tierra. Si hubiera dicho que no se sentía enojada, habríamos explorado lo que sentía. Pero esta dirección resonó en ella. Ella expresó su enojo con su padre, diciendo: “¡Fuera!” y “¡Vete!” Ella emitió sonidos que expresaban su enojo y frustración también. Después de unos minutos de hacer esto, su expresión disminuyó. Ella sacudió los brazos espontáneamente, liberando la emoción y el recuerdo.

La animé a que continuara doblando y estirando las piernas para enfatizar la conexión a tierra, mientras la emoción la recorría e integraba la experiencia. También la animé a que extendiera los brazos frente a ella con las palmas hacia afuera para afirmar su derecho a sus límites y su capacidad para imponerlos en el presente. Después de hacer esto durante unos minutos, dijo sentirse mejor. Estaba más tranquila y la tensión en la parte superior de su espalda se había liberado.

Trabajar con su cuerpo proporcionó una forma segura para que los recuerdos y emociones del pasado se movieran a través de ella. A través de la conexión a tierra en su cuerpo, pudo identificar que lo que sucedió no fue aceptable y que tiene la fuerza como adulta (que no pudo tener cuando era niña) para proteger sus límites. Pudo aprender del mensaje de su cuerpo (la tensión en su espalda). Mientras procesaba los recuerdos dolorosos y las emociones relacionadas, la tensión se liberó. Es probable que aparezca más tensión para ella, ya que puede haber recuerdos más difíciles de descubrir, pero tiene la experiencia para saber que puede superarlos y salir sintiéndose mejor que antes.

En otras situaciones, utilizo una pelota de ejercicios o un taburete bioenergético (que parece una escalera de mano con una manta enrollada en la parte superior) para ayudar a los clientes a liberar las tensiones que restringen su respiración. Les indico a los clientes que bajen lentamente el cuerpo hacia atrás sobre la pelota o el taburete, con las manos apoyando la cabeza, estirándola suavemente hacia atrás para que descanse sobre la pelota o el taburete. Algunas personas necesitan una almohada detrás de la cabeza para sostener el cuello. Les digo que su equilibrio está en sus piernas, así que recuérdeles que mantengan un pie en el suelo en todo momento.

En esta posición, animo a mis clientes a notar lo que sienten en sus cuerpos. Sugiero que respiren en cualquier área de tensión, incluso poniendo una mano en esas áreas para apoyarse. Les dejo experimentar este tramo. Observo lo que sucede en su cuerpo, especialmente con su respiración, en el proceso. A menudo los invito a enfocar su mente en lo que está sucediendo en su cuerpo. Sugiero que cedan al apoyo de la pelota o del taburete, dejando que los sostenga.

Este ejercicio provoca una variedad de respuestas. A veces surge una emoción, como la tristeza, la ira o el miedo. A menudo, mis clientes observan cambios en su respiración. En otras ocasiones, surge un recuerdo o notan diversas sensaciones en su cuerpo. Trabajamos con lo que surge y seguimos con los movimientos adecuados. Si surge la tristeza, por ejemplo, les animo a que la dejen pasar, lo que puede incluir lágrimas. Algunos movimientos conducen a sensaciones placenteras, que pretendemos permitir e incluso aumentar.

Hacer sonidos puede ayudar a liberar tensiones y expresar emociones. La mayoría de las personas experimentan esto como incómodo al principio. Pero con el tiempo, como lo hacen repetidamente, observan que se siente bien y ayuda a soltar el estrés.

Extraído de: https://betterhumans.pub/how-bioenergetic-psychotherapy-unlocks-the-feelings-carried-in-your-body-bae6d8c38d87.

Suscríbete al Blog

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Blog