Chacra raíz РEl autoapoyo y la confianza en ti

27 de enero de 2021

Suscríbete al Blog

En esta encarnación sobre el planeta Tierra, hemos elegido una envoltura física, un cuerpo, para evolucionar. Esta energía de vida, esta energía espiritual, esta energía sexual es natural y necesaria en la encarnación.

La base lleva sus raíces terrestres, a través de las piernas, hacia los chacras secundarios: caderas, rodillas, tobillos y pies, todos estos chacras secundarios se nutren del chacra de la base.

Todos nuestros chacras están en comunicación. Hay una comunicación interna y una comunicación externa mantenidas por nuestros centros de energía (base, hara, plexo, corazón, garganta, conciencia y corona). La comunicación interna nutre todos los sistemas del cuerpo humano y la relación de un chacra con otro. La comunicación externa nutre el chacra en relación con su entorno más cercano. El chacra de la base está dispuesto de tal manera que su entorno más cercano es la Tierra, la fisicalidad.

Nuestra envoltura f√≠sica es nuestro templo. Hemos elegido un templo para nuestra alma, y nuestro templo tiene una base. ¬ŅEs posible construir un templo sin una base s√≥lida? ¬ŅC√≥mo van a sostenerse los muros? ¬ŅC√≥mo se va a sostener el techo?

LOCALIZACI√ďN

El chacra de la base est√° relacionado directamente con los √≥rganos genitales, con el perineo, con los m√ļsculos del ano. Tambi√©n sostiene los otros √≥rganos internos que se alojan en la pelvis. Respecto a los siete chacras, el chacra de la base es el que est√° m√°s cerca del suelo. As√≠, a trav√©s de este chacra, el Ser establece su relaci√≥n con la Madre Tierra que le nutre, le transporta y le sostiene, con la que y sobre la que evoluciona durante a√Īos e incluso durante siglos.

El chacra de la base se nutre de la tierra, y la tierra es una materia bruta. Si comparamos el chacra de la base con el chacra de la corona, la energía de vida que circula en el chacra de la corona es una energía muy refinada. Se nutre en primer lugar de los planos celestes y, en el plano terrestre, de los otros chacras. La energía de vida se refina al evolucionar, de chacra en chacra. El chacra de la base es como una fábrica de refinamiento.

Por lo tanto, es muy importante que vivamos la energía vital tal como es y que respetemos esta energía de vida en la base. A través de ejercicios de Bioenergética, entre otras prácticas, la meditación, el Yoga, etc., tenemos el poder de tomar la energía de la base, de refinarla y de permitirle a esa energía espiritual elevarse al tiempo que nutre todos los otros chacras. Ese es su destino. Así, nuestra base puede alimentar todos los otros chacras.

DISFUNCIONES

El chacra de la base es nuestra vida. En el planeta tierra existen muchas creencias que intentan administrar nuestro chacra de la base. No debemos dejar a ning√ļn sistema de creencias poseer la energ√≠a de nuestra base, pues esta energ√≠a es vital y acabar√≠amos habitando una envoltura que no estar√≠a sana en absoluto.

Los miedos

Cuando este centro de energía está cerrado, la energía de la vida relacionada con la tierra no circula y los miedos se instalan: miedo a la fuerza espiritual, miedo a la vida, miedo a la muerte, miedo a la fisicalidad, miedo al cambio y miedo al movimiento. El cuerpo y su chacra de la base se vuelven rígidos.

Si la base se ve agrietada a causa de los miedos, de las dudas, habrá un desequilibrio en toda la estructura. Las fisuras, los bloqueos del chacra de la base invitan al chacra de la garganta a una asociación reaccional de ajuste y el centro de energía de la garganta se arriesga a bloquearse.

Las raíces

Si tenemos miedo a establecer ra√≠ces con la tierra y con la fisicalidad, crearemos ataduras echando ra√≠ces en el otro. Echaremos ra√≠ces en una casa, un lugar fijo; utilizaremos el lugar f√≠sico como una b√ļsqueda de identidad, de seguridad, pues nuestras ra√≠ces de la base no est√°n unidas a la tierra. Nos arriesgamos a atarnos a nuestros muebles, a nuestro coche o a nuestra casa como si fuera nuestro √ļnico bien en el planeta Tierra.

También podemos echar raíces en nuestros hijos, pues desenraizados, querremos ir a atarnos para asegurar la carencia, la no-solidez de nuestra propia base. Sin embargo, existe un ligero peligro al tomar raíz en seres queridos, pues esos seres sobre los que nos enraizamos pueden, del día a la noche, dejarnos.

¬ŅQu√© pasar√° entonces? Podremos elegir entre volver a echar ra√≠ces sobre alguna otra persona o querer morirnos, desarrollar una rabia, una c√≥lera, una revuelta contra Dios acus√°ndolo de habernos quitado nuestro apego. Esas ra√≠ces son falsas, crean v√≠nculos de dependencia que conllevan sufrimiento y destrucci√≥n en nosotros mismos y en el otro.

Cuanto más separado se halla un ser humano de la vitalidad y de sus raíces terrestres, más su chacra de la base se vuelve vulnerable y fácilmente agredido, pues ha perdido su movimiento natural. Ha perdido su sentido mismo, su función espiritual. Esto deja la puerta abierta a las agresiones, a las compulsiones, a las distorsiones. Esta energía es utilizada, no en la luz, no en una necesidad de unión con otro, sino más bien en un movimiento de destrucción hacia el otro o hacia sí mismo.

La energía espiritual de nuestra base es una energía incondicional, no nos juzga, circulará a pesar de todo. No obstante, no circulará con la misma fuerza que si la dejásemos libre y permitiésemos su movimiento sin juzgarla, sabiendo como dirigirla hacia sus raíces de abajo y hacia las de arriba. En este momento, sobre nuestro planeta, elchacra de la base de los seres vivos no goza de salud, razón por la que nuestra sociedad le presta tanta atención. Es a través suyo que se manifiestan, así, muchas enfermedades.

Para que podamos respirar la energ√≠a espiritual de nuestra base, permiti√©ndole nutrir al resto de nuestros chacras y nutrir nuestra relaci√≥n con la Tierra, es importante volverse ‚Äė‚Äôuno‚Äô‚Äô con esta energ√≠a. Esta relaci√≥n de unidad debe ser incondicional, totalmente pura, en el amor, la aceptaci√≥n y la acogida. Nos ha sido dado el poder elevar, a trav√©s del chacra de la base, nuestras vibraciones y las vibraciones de la materia que nos encontramos en la Tierra.

El vacío

La tristeza, la decepción, la desilusión, la desesperación, conducen elchacra hacia una posición de negación de la vida. Las raíces se vuelven blandas, llevan la desolación. Los chacras adyacentes que  llevan esas raíces sufren por esta reducción. Así, nos arriesgamos a encontrar nuestras caderas y nuestras rodillas vacías de su energía vital.

El chacra de la base que niega toda relación con la Tierra y toda relación con los otros se vuelve vacío. Si nuestra base esta vacía, nos arriesgamos a desarrollar apegos, cordajes que pasan por el corazón, por el poder (el hara), por las emociones (el plexo), para enraizarse en los otros o en la materia, a través del empleo, la imagen social, el dinero, la acumulación de los bienes.

La defensa

Poco a poco, como organismo vivo frente a esta negación de su vida y a este vacío, el receptáculo de la base reaccionará con una contracción para mantener la vida. Al contraerse, este receptáculo instala una defensa que va a volver rígidos todos sus conos. Esta rigidez asegura que los conos no se derrumben totalmente.

Podemos también encontrar un chacra de la base que se construye una defensa a través de la cólera, la rabia, la impotencia, la rebelión. Los chacras-raíces adyacentes que reciben esta información de la base se arriesgan a volverse rígidos y a secarse. Las piernas se vuelven tiesas, duras, rígidas, prestas a dar patadas que expresen la defensa de la base.

Una base que tiene como ra√≠ces unas piernas r√≠gidas, corta su relaci√≥n con la Tierra, pues las piernas r√≠gidas no se nutren de la Tierra. Si tenemos un chacra de la base cortado de sus ra√≠ces, la energ√≠a que contiene ya no puede dirigirse hacia abajo, e intentar√° dirigirse hacia arriba. Contin√ļa su movimiento pase lo que pase. No obstante, si intentamos retenerla, circular√° sobre ella misma, en sentido inverso a las agujas de un reloj, y conllevar√° compulsiones, distorsiones, enfermedades en los √≥rganos internos localizados en ese chacra, destruyendo la energ√≠a sexual, destruyendo los √≥rganos femeninos o masculinos relacionados con la energ√≠a sexual.

Es importante establecer el sentido del movimiento de la energía en todos los chacras de la base de nuestro planeta y ayudar a los humanos a utilizar esta energía como un alimento terrestre y celeste, ayudar a los humanos a espiritualizar la materia. Es así como en nuestra sociedad, en este momento, encontramos el no-respeto a nuestro medio ambiente, la destrucción de nuestro lugar de vida. Esto no es en absoluto la materia espiritualizada, esto es el no-respeto a la materia.

ARMONIZACI√ďN

La expresión de la vida

Cuando el chacra de la base respira en su función natural, el humano lleva en sí mismo la fuerza, la solidez de la fisicalidad y de la materia. Cuando el chacra de la base transporta el amor, el humano, ayudado por ese chacra y por todos los otros chacras, puede utilizar totalmente la fisicalidad en el amor. Así, la energía que está en el receptáculo del chacra de la base es utilizada incondicional y sanamente, sin distorsión o compulsión, sin sobreutilización o subutilización.

Aquellos y aquellas que pueden manipular sanamente la materia son aquellos y aquellas cuyo chacra de la base está armonizado. Así, si pierde su empleo, el individuo encuentra otro empleo. Si pierde su dinero, el individuo recrea dinero. Si pierde un objeto, el individuo encuentra otro objeto si eso es necesario. La materia está aquí para servirnos. No le demos el poder que está inscrito en nuestro hara, no le demos el poder de nuestra base. La materia en sí misma espera que la utilicemos. Este planeta espera ser utilizado en su esencia.

¬ŅQu√© necesitamos para servir? ¬°Manifest√©moslo! ¬ŅSabemos cu√°les son nuestras necesidades? Puede ocurrir que el universo nos d√© un castillo, que sintamos p√°nico y que lo perdamos. ¬ŅNecesitamos un castillo? ¬ŅNecesitamos un coche de carreras para ir de compras? ¬ŅNecesitamos un veh√≠culo? Y si la respuesta es s√≠, vivir en el chacra de la base es manifestar el veh√≠culo, no cubrirlo de joyas, sino simplemente utilizarlo, respetarlo por lo que nos aporta.Lo mismo ocurre con la ropa. Lo mismo ocurre con la fisicalidad por entero: est√° aqu√≠ para servirnos.

La espiritualidad de la materia

Estamos en la Tierra para espiritualizar la materia. La materia es también el mundo de nuestras emociones, nuestro dolor físico, nuestra enfermedad emocional y afectiva y también nuestras formas-pensamiento y nuestras creencias. Permitámonos en nuestra exploración, a acoger, ano juzgar, a darnos amor y a sanarnos. Podemos ser ayudados pero nosotros somos la herramienta de nuestra sanación, somos el maestro.

Cada vez que meditamos, utilizamos la energía de nuestra base, le pedimos que circule, la invitamos a vivir su naturaleza que es espiritual. Si aceptamos incondicionalmente la energía de vida de ese chacra y reconocemos que es espiritualmente natural, si utilizamos la energía de ese chacra para nutrirnos de la Tierra, para unir la fisicalidad a los planos superiores a través de los otros chacras, por nuestra acción cotidiana, transmitiremos a los demás y a nosotros mismos esta relación de amor con la materia. Sólo este amor espiritualizará la materia, y ese chacra estará sano.

MEDITACI√ďN PARA POTENCIAR EL CHACRA RA√ćZ

Esta es una meditación para llevar la energía de sanación a nuestra base, si eso es necesario.

Inhala el rayo de oro, que está muy presente en el universo entero. Pide a ese rayo que entre por tu corona con dulzura en el interior de todos tus chacras y que vaya a purificar la energía de la base. Inhala el oro hasta la profundidad de tu base. Deja que esta energía entre en tus piernas y espira por tus piernas y tus pies. Devuelve a la Tierra el rayo de oro. Y, nuevamente, inspira el rayo de oro por tus pies. Déjale que purifique tu base desde arriba y desde abajo. Retén la energía y espira. E inspira de nuevo por los pies y la corona. Llena…retén…permítele a esa energía ser, dirígela, pídele que purifique tu base con dulzura…y espira. A tu ritmo, ahora, inspira profundamente. Retén tu respiración, pide inmediatamente la sanación y la purificación… y espira. Y de nuevo a tu ritmo.

Deja que la energía circule en ti. Vuélvete a centrar en tu divinidad. Contempla la divinidad de tu base ahora y de loschacras de las rodillas, los tobillos, los pies y de los chacras de las caderas. Contempla la divinidad de la materia ahora. Mira a tu alrededor. Mira delante de ti. Contempla la divinidad de la materia. Todo lo que tocas es divino, todo es vida. Eres la vida. Contempla la divinidad de la vida en ti y alrededor de ti. Eres la vida.

Extraído del libro: Maestro de tus chacras, Maestro de tu vida (Lisa Labonté)

Suscríbete al Blog

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *