Cómo calmar tu mente con 3 sencillos ejercicios de Kinesiología

25 de junio de 2018

Suscríbete al Blog

Tu mente puede tender a tener pensamientos constantes, preocupación o estar en continua aceleración por estrés o situaciones que nos van pasando a lo largo de nuestra vida. Este movimiento mental o pensamientos, donde hay un exceso de energía puesta,tiene también una repercusión en el resto de tu cuerpo, con una descompensación de tu energía.

Por eso te invito a experimentar y poner en práctica estos sencillos ejercicios de Kinesiología que te ayudarán a calmar esa energía puesta en el cerebro y mente, y equilibrarlo con el resto de tu cuerpo para un mejor funcionamiento de todo tu sistema.

Antes de comenzar cualquiera de los ejercicios siguientes, cierra los ojos donde estés, ya sea de pie, en una silla o tumbad@ e inspira profundamente llevando el aire hacia tu abdomen, reteniendo el aire tres segundos y soltándolo por la boca, sin forzar, hasta donde puedas, llevando la atención solo a tu respiración. Esta pauta es recomendable que la instaures en los ejercicios ya que facilita centrarte en tu cuerpo, en lo que te está pasando aquí y ahora y, además, ayuda a oxigenar tus células.

1.Botones del Cerebro

Coloca el dedo índice y el pulgar de una mano debajo de las clavículas, justo en el medio de cada una. Pon la otra mano encima de tu ombligo. Siguiendo con la pauta de respiración anterior, ve haciendo pequeños movimientos circulares con ambas manos y, a la vez, los ojos van siguiendo una línea horizontal de derecha a izquierda y de izquierda a derecha. Un minuto después, cambia las manos y vuelve a realizar el ejercicio.

Este ejercicio ayuda a aumentar la relajación de tu cuerpo y, sobre todo, la de los músculos del cuello.

2. Botones de la Tierra

Coloca el dedo índice y corazón de tu mano presionando debajo del labio inferior. La otra mano ponla encima de tu ombligo. Y ahora, en esta postura, tus ojos hacen un movimiento vertical de arriba-abajo y abajo-arriba. Sigue manteniendo la pauta de respiración, llevando el aire hacia el abdomen y expulsándolo por la boca. Así 4 veces. Cambia las manos y vuelve a realizar el ejercicio.

Esto te ayudará a relajar el sistema nervioso y, al realizar el movimiento con los ojos, aligerar el cansancio mental.

3. Frontal – Occipital

Este ejercicio recomiendo que lo hagas tumbad@ para que tus brazos no se tensen y puedan estar apoyados. Túmbate. Coloca una mano en tu frente y la otra en el occipital. Respira abdominalmente y lleva la atención al espacio entre tus dos manos. Tómate el tiempo que necesites. Después cambia las manos y repite el ejercicio.

Finaliza el ejercicio realizando 3 respiraciones profundas para asentar la experiencia en tu cuerpo.

Autor: Edurne Sanz, Kinesióloga Emocional, formada en Bioenergética y Eneagrama

Suscríbete al Blog

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Blog